sábado, 10 de septiembre de 2011

La deuda, claro ejemplo del cine de calidad

Se acerca el fin de semana y muchos amantes del cine irán a echar un vistazo a las salas de cine más próximas. Yo ayer tuve mi sesión y aquí estoy con mi nueva crítica. En esta ocasión hablaremos sobre "La deuda", que sin lugar a duda es una de las opciones más recomendables de la cartelera.
Pero sigamos hablando tras el salto (Más información).



He de reconocer que minutos antes de entrar a la sala del cine, era algo reticente a esta película. Desconocía el argumento del film i solo tenía alguna noción sobre la trama por los cortos y escasos anuncios de televisión. Entrar a la sala de un cine sin tener ni idea de qué te vas a encontrar tiene cierto encanto, pero esa curiosidad suele derivar en dos posibilidades: el horror más absoluto, o la más grata sorpresa. En el caso de La deuda debo decir que me ha dejado una sensación completamente positiva.
A priori podríamos decir que La deuda habla sobre dos momentos del tiempo, 1966 (pasado) y 1997 (presente del film). En 1966 Rachel (Jessica Chastain), David (Sam Worthington) y Stefan (Marton Csokas) son tres agentes israelíes pertenecientes al Mossad, que se infiltraban en la Berlín soviética para localizar, secuestrar y llevar fuera del muro a un asesino nazi muy conocido por sus sádicas prácticas durante la Segunda Guerra Mundial, y de este modo poder juzgarlo en Israel por sus crímenes. En la actualidad, los mismos tres protagonistas (interpretados por Helen Mirren, Ciarán Hinds y Tom Wilkinson) tendrán que enfrentarse a un secreto que llevan guardando treinta años y que, de salir a la luz, podría hacer tambalearse todo el prestigio sobre el que han asentado sus vidas.

La primera mitad de la película se compone básicamente de la presentación de los personajes, de la versión oficial de los hechos y la misión en 1966. En esta parte se exponen una serie de imágenes a las que se da una determinada interpretación. Más o menos en el ecuador del film, la película da un giro inesperado que hace cambiar al espectador la versión de todo cuánto conocía des del principio. Las imágenes sueltas de inicio vuelven a presentarse pero más desarrolladas y des de la perspectiva del nuevo descubrimiento. Esto es precisamente lo que más me ha gustado de La deuda, que consigue distraer y engañar al espectador con una versión equivocada del mismo modo que los protas engañan al mundo sobre lo que ocurrió en 1966.
Este juego con el espectador dota a "La deuda" de una calidad excelente, cuyo ritmo no decae durante los 114 minutos de película.
Com ya he dicho al inicio de este post, tenía pocas expectativas en esta película. No es el tipo de género  que me apasiona, y mucho menos que me atrae a la sala del cine. Sin embargo, la recomiendo y creo que es el mayor atractivo que tiene actualmente la cartelera. Eso sí, si esperáis encontraros una película de acción, efectos especiales e insulsa no vayáis a verla. "La duda" ahonda en los personajes, muestra una gran historia, con unos magníficos diálogos y una trama estupenda, pero no es el tipo de películas "para pasar el rato".
Un reparto bien escogido, unos personajes bien presentados, desarrollados e interpretados junto con una trama bien planteada y sobretodo resuelta, hace que este thriller no decepcione en ningún momento.
Aquí os dejo el tráiler.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada