martes, 21 de febrero de 2012

La mujer de negro, prescindible

Pues después de una larga temporada alejado de las salas de cine (a parte de la carga de trabajo, la cartelera carecía de ningún título que llamara mi atención), este fin de semana de carnaval volví a sentarme en una de sus butacas, dispuesto a ver una película de terror cuyo tráiler era bastante atractivo.

¿Vale la pena "La mujer de negro"? De eso, y de otras cosas, hablemos tras el salto...

Rotundo NO. "La mujer de negro" es la historia siempre rentable de una casa encantada repleta de espíritus atormentados demasiado aburridos como para resistirse a darle un par de sustos a todo aquel que turbe su tranquilidad. Absolutamente nada nuevo ofrece el film de James Watkins, nada que no hayamos visto cientos de veces en la gran pantalla. Esto demuestra una vez más la grave crisis de ideas por la que está pasando la industria cinematográfica.

Empecemos siendo objetivos. La trama.
Podríamos resumir la trama de película en pocas palabras. Arthur Kipps (Daniel Radcliffe) es un joven y viudo abogado londinense, que deberá encargarse de la vieja mansión de un acaudalado propietario en el pueblo de Crythin Gifford
Daniel Radcliffe interpretando el papel de Arthur Kipps
Lo que aparentemente es una tarea sencilla se irá complicando poco a poco cuando los lugartenientes, temerosos del efecto que su visita pueda tener en el pueblo, dificulten su hospedaje y labor. Y es que tan temida mansión, a parte de quedar aislada con la subida de la marea, no está tan solitaria como a priori pudiera parecer. Arthur quedará intrigado por la misteriosa mansión y la escalofriante mujer de negro que se empeña en que abandone la mansión. Además, la intromisión de Arthur empezará pronto a tener sus consecuencias, cuando empecen a morir niños en el pueblo.

Crítica
Daniel Radcliffe junto con el actor
Ciarán Hinds en el papel de Daily
Respecto al casting, decir que soy un fanático empedernido de la saga Harry Potter, y supongo que es cuestión de tiempo que pueda relacionar a Daniel Radcliffe con otro papel distinto al del niño mago. Si a esto le sumamos el hecho que en el doblaje español han utilizado la misma voy con la que dio vida a Harry Potter, el resultado son unos minutos iniciales en que estaba descolorado, en que no paraba de temer que de repente sacara su varita mágica y nos iluminara con un "Alohomora", un "Expelliarmus" o un "Expectro Patronum". Sí, esto quizás denote mi gran fanatismo por el mago más famoso de todos los tiempos (con el permiso de Merlín), pero la cuestión es que me costó conectar con su personaje, y tardé en acabar de creerme su paternidad, y es que Daniel sigue teniendo cara de adolescente.
Si les gusta el miedo, esta película no les satisfará, ya que hay un abuso excesivo de escenas de tensión mal resueltas. Escenas oscuras, con la simple iluminación de una vela, música inquietante, ruidos y muñecas de las que dan miedo. Esperamos al punto álgido de la tensión, ponemos un efecto de sonido subido cuyo volumen supere notablemente al de la banda sonora, lo acompañamos de una cara algo deformada, y voilà, habemus susto. Deberían de saber que este recurso narrativo en exceso cansa, y que para los más fanáticos del cine de terror, una buena película de este género debe de disponer de una trama que la distinga. No sólo queremos dar "saltitos" en nuestra butaca, pasar miedo va más allá de un efímero susto.

He leído bastantes críticas sobre "La mujer de negro" y lo cierto es que la mayoría eran satisfactorias, lo que hizo aún más difícil mi visionado, porque no era capaz de vez ni un ápice de tanto elogio.

Con "La mujer de negro" tuve la sensación de que intentaba emular a grandes películas de terror demasiado recientes como para no notar las referencias, tales com la obra maestra de Amenábar con "Los Otros", de la que por cierto, está a años luz. 


La película se queda a medio camino de grandes referencias cinematográficas y acaba recurriendo a una trama demasiado trillada y poco original, contada con un ritmo que deja mucho que desear, y un desenlace predecible y nada satisfactorio para el espectador. "La dama de negro" no da miedo, sino que en medio de los innumerables silencios y situaciones tensas acaba recurriendo al susto fácil.


De cualquier forma aquí os dejo el tráiler y la ficha:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada