domingo, 27 de mayo de 2012

Smash: Buscando a Marilyn


"Let me be your star"

Empezamos la semana hablando de una de las series revelación de esta temporada, Once Upon a Time (si te perdiste el artículo puedes leerlo aquí). En esta ocasión quería dedicar un post a otra de las series que me han enganchado durante estos últimos meses.

Quizás con una audiencia no tan despampanante, y para un público mucho más "selecto", de cualquier forma Smash se ha hecho un hueco en la siempre difícil parrilla de la cadena NBC.

Pero no quiero extenderme más, hablemos sobre Smash tras el salto (Más información).

Todos aquellos que os interese el tema de las audiencias (nos guste o no los números tienen mucho que ver en la permanencia de nuestras series preferidas) sabréis la difícil situación en que suelen encontrarse muchos programas de la NBC. La cadena no parece satisfecha con los datos de la mayoría de sus programas, y se está ganando la fama de "aniquiladora", vamos que no les tiembla el pulso a la hora de quitarse de un plumazo a todo aquel producto que no cumpla sus expectativas. Antaño fue la FOX la que tuviera fama de cancelar todo programa que no le otorgara un mínimo de audiencia, pero es cierto que últimamente se está preocupando un poco más por su espectadores, prueba de ello es que ha renovado Fringe para una última temporada, cuando la serie hace años que agoniza en datos de audiencia, pero tiene un público muy fiel y extendido.

Volviendo a la serie que nos ocupa en este post, Smash fue estrenada en la mid season, con el exitazo de la cadena "The Voice" como lead-in, que a su vez se emitió después del partido de la Super Bowl, el evento deportivo más importante de la televisión estadounidense. El estreno de Smash fue seguido por una audiencia de 11,5 millones de espectadores, un dato brillante para una serie de estas características. La crítica de su piloto fueron abrumadoras, pero como suele suceder con los estrenos de los últimos años, no es como empieza, sino como acaba. La crítica abandonó tanto elogio desde su segundo episodio, y la audiencia fue mermando, hasta asentarse alrededor de los 6 millones de espectadores que cada lunes han seguido el show de forma incondicional. Un dato muy aceptable que le ha valido para que la NBC le confíe una segunda temporada de 15 episodios que al igual que la primera se estrenará en enero.


Smash trata sobre todos los entresijos que hay detrás de la creación de un musical para Broadway, desde su concepción, pasando por los castings, elección de sus protagonistas y ensayos, búsqueda de inversores, hasta llegar a su estreno. Si a todo esto le sumamos la interacción del musical con las caóticas vidas de sus personajes y la superación de sus miedos y dudas, obtenemos como resultado  Smash, una serie extremadamente entretenida, que no hará creyentes a los detractores del género musical (evidentemente), pero sí encandilará a todos aquellos que sean amantes de los musicales o quienes no les importe verse inmersos en una serie diferente de la actual parrilla televisiva.

Ivy es una actriz curtida, con experiencia en Broadway pero incapaz de hallar un papel protagonista que la haga brillar y la lance de una vez al estrellato. Por contra tenemos a Karen, una joven cuyas dotes musicales solo han destacado en su pequeño pueblo natal, y que trata de buscar su primera oportunidad. Ambas lucharan por interpretar a la gran Marilyn Monroe. Un ególatra director, una guionista que tendrá que luchar para mantener su familia, una productora que hallará en el proyecto la forma de demostrar a su ex marido que es capaz de triunfar sin su ayuda e influencias, se unirán a la carismática Ivy y la adorable Karen.


Catalogada como la "Glee" para adultos, me parece muy positivo que series tan diferentes tengan cabida en la televisión. Porque seamos honestos, los musicales mueven mucho dinero, pero por otro lado tienen un público fiel pero reducido, "selecto", muy concreto. Nadie que no esté familiarizado con el género musical sería capaz de seguir Smash más allá del piloto. 


Sería imposible hablar de Smash sin hacer referencia a su música, el alma de la serie. La gran mayoría de canciones interpretadas en Smash son inéditas, elaboradas de forma exclusiva para la serie. A destacar mi preferida: "The 20th Century Fox Mambo".

Avalada por actores afamados de Broadway y de la televisión (Christian Borle fue nominado a un Tony, los premios Oscar de los musicales, Debra Messing ganó un Emmy por su interpretación en la serie Will y Grace, Anjelica Huston es ganadora de un Oscar, y Katharine McPhee se dio a conocer en el American Idol, alzándose con la segunda posición en la quinta edición del talent-show), Smash está producida por el omnipresente Steven Spielberg, y nació de la intención de convertirse en un verdadero musical de Broadway si tenía éxito en la pequeña pantalla.

Porque Smash rezuma a mi tan amada New York, tiene ese toque a Broadway que traspasa la pantalla, sus protagonistas tienen unas voces increíbles, es un producto diferente, entretenido y sobretodo, muy bien elaborado (porque la creación de canciones inéditas en cada episodio no debe ser tarea fácil). Por todo esto esperaré ansioso el estreno de su segunda temporada, que solo faltan... ¿8 meses?


Aquí os dejó la promo de Smash y el vídeo musical del mambo del que os he hablado. Espero que os guste.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada